Ejercicios para trabajar la estimulación cognitiva en niños

La estimulación cognitiva es un conjunto de ejercicios y actividades que ayudan a mejorar, trabajar y desarrollar las funciones de aprendizaje de un niño, como la coordinación, la memoria, la retención de información o las operaciones básicas de memoria, así como el habla.

Es importante fomentar la estimulación cognitiva desde la primera infancia porque

¿Qué son las funciones cognitivas del cerebro?

“Llamamos funciones cognitivas a aquellos procesos mentales que nos permiten llevar a cabo cualquier tarea”, argumentan desde NeuroLogic International. “Las más importantes son la atención, la orientación, la memoria, las gnosias, las praxias, el lenguaje, la cognición social o las habilidades visoespaciales”, termina.

El experto Rafa Guerrero sitúa a las funciones cognitivas en el mismo lugar donde se encuentran las ejecutivas: la corteza prefrontal del cerebro. De acuerdo a su libro ‘El cerebro del ni’ estas funciones se desarrollan a partir de los dos años y tienen un mayor desarrollo entre los 4 y los 7, por lo que podríamos decir que son las edades clave para potenciarlas (aunque habrá que seguir haciéndolo durante toda la vida).

Y es que, las habilidades cognitivas, a igual que las ejecutivas, no solamente son importantes en la infancia: si las trabajamos estaremos retrasando, por ejemplo, enfermedades propias de la edad como la demencia, u otras degenerativas como el Alzhéimer.

En ancianos, las actividades coordinadas, los pasatiempos y las actividades en las que se tenga que usar la memoria son perfectas para la estimulación cognitiva, pero ¿cómo potenciarlas en los niños?

Las funciones cognitivas de los niños en el confinamiento

Un estudio llevado a cabo por el Laboratorio de Neurociencia Traslacional de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) encontró que, desde el confinamiento, fueron muchos los menores que habían visto afectada su memoria y no solo con motivo de haberse contagiado, sino también como consecuencia del encierro en casa, con el consiguiente aislamiento social.

A raíz de él, uno de los autores advertía de la necesidad de estimular constantemente al cerebro: “Hay que generar salud mental”, fueron sus palabras. Por eso, recomendaba leer, ver la televisión, escuchar radio o, incluso, podcast: “Cualquier cosa, pero de forma activa, es decir, con atención, ser conscientes de lo que se está haciendo en el día a día”, exponía.”

Juegos de estimulación cognitiva para los niños

“Llamamos estimulación cognitiva al conjunto de técnicas y estrategias con la finalidad de optimizar el funcionamiento de las funciones cognitivas, tales como la percepción, la atención, la abstracción, la memoria, el lenguaje o los procesos de orientación, argumentan desde el Ganiet Psicològic Mataró.

Teniendo en cuenta la importancia de las funciones cognitivas, las capacidades que se podrían englobar dentro de ellas (memoria, atención o lenguaje) y los beneficios de estimularlas durante la infancia, así como las edades de máximo apogeo, hemos elaborado una lista de juegos y actividades de estimulación cognitivas perfectos para niños. Todos basados en la opinión de diferentes expertos:

  • El mundo al revés: el neuropsicólogo Rafa Guerrero proponía este juego para practicar en el confinamiento: “cada vez que el niño quiera decir sí, tendrá que decir no y viceversa. Si jugamos durante un buen rato estaremos potenciando su control de impulsos, ya que enseñamos al cerebro a ‘frenar’”.
  • De acuerdo a los profesionales de NeuronUp, la actividad mas elegidas por los profesionales para trabajar la atención en niños es la clásica sopa de letras, siempre adaptada a la edad de cada niño.
  • Encontrar las diferencias: es una actividad clásica y, sin embargo, muy eficaz para trabajar la atención: en concreto, estimula la atención sostenida y la atención selectiva. Los niños tendrán que encontrar las diferencias entre dos imágenes, por lo que tendrán que estar atentos a las dos imágenes a la vez, así como a los detalles más mínimos.
  • Juego de las parejas: otra de las funciones cognitivas más importantes es la memoria y, para estimularla, nada como las parejas. Un juego de cartas al que podéis jugar imprimiendo unas cuantas fichas de internet: consiste en poner un conjunto de varias copias dobles de la misma imagen bocabajo. El peque tendrá que levantar de dos en dos, memorizando donde está cada pareja porque, en el momento en el que encuentre una, podrá desficharse de ellas.
  • Memorizar canciones: Los niños aprenden mediante el juego: no juegan para aprender pero, mientras juegan, están aprendiendo. Así que ¿por qué no utilizar la música como elemento lúdico para aprender? Podéis jugar a representar la actuación de su cantante favorito, pero primero tendrá que memorizar la letra entera de la canción. De esta manera, estará trabajando la memoria.
23 / 03 / 22